Publicado el

Un poquito de historia de la cerámica de Toledo

 

…Y es que después de introducirnos ligeramente en la historia de la cerámica talaverana, toca hacer lo mismo con la toledana; mucho menos importante a nivel nacional, por supuesto, pero muy importante para nosotros a nivel local.

 

Don Sebastián Aguado
Sebastián Aguado (Foto sacada de www.retabloceramico.net)

 

Podríamos considerar que el ceramista con quien adquiere  relevancia la cerámica toledana, es Sebastián Aguado. De manera resumida, podemos decir que Sebastián Aguado se formó en Sevilla y Barcelona, para desplazarse con poco más de 30 años a Madrid. Allí, en 1890, entra como maestro de taller en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid, adquiriendo posteriormente el taller de los hermanos Zuloaga, en Vallehermoso.

Tiempo después se traslada a Toledo, donde en el año 1902, ingresa como profesor en la Escuela de Artes y Oficios de Toledo. Fallece en Toledo en 1933.

A su paso por la Escuela de Artes debemos la influencia que ejerció en algunos artistas que continuarán dando impulso a la cerámica toledana y que ocuparán casi todas las obras locales hasta la guerra civil.

 

 

Uno de ellos será Ángel Pedraza Móriz  (Toledo , 30 de septiembre de 1889-4 de agosto de 1961). Su primer contacto con Sebastián Aguado será cuando éste le da clases de cerámica en la Escuela de Artes, en la que también recibe clase de pintura del gran pintor toledano Matías Moreno. Se gradúa finalmente en 1915, recibiendo varios premios.

Al año siguiente comienza a trabajar en el taller de Aguado, hasta que en 1920 monta el primero de los cinco hornos con que contará su fábrica, activa unos 15 años, coincidiendo su final con la guerra civil cuando será destruida.

 

 

 

 

 

Otros alumnos aventajados de Sebastián Aguado serán Vicente Quismondo (Layos 1903-Toledo 1980) y su hijo José Aguado Villalba (Toledo, 1919 – 2007). Ambos desarrollaron la mayor parte de sus carreras artísticas tras la guerra civil, por lo que me limito a citarlos por la gran importancia que tuvieron en el siglo XX, pero cuyas obras difícilmente veremos en este blog por su escasa antigüedad.

 

 

 

 

Espero que no os aburran en exceso estos pequeños apuntes históricos, pero son muy importantes para que, cuando veamos piezas cerámicas, podamos situarlas local y temporalmente. Me gustaría que estas entradas sirvan como introducción didáctica para lo que vaya viniendo.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *