Publicado el Deja un comentario

Impresionado¡¡¡

Pues no puedo decir otra cosa salvo que la respuesta de la gente a la última entrada me dejó impresionado. Más de 1000 visitas tuvo el blog el domingo pasado, y eso es una cantidad inimaginable de lectores para mi. Muchísimas gracias a todos por la respuesta y seguimiento en las redes sociales, pues eso es al final lo que me permite llegar a un mayor potencial número de clientes, e intentar llegar con la web lo más lejos posible.

También me gustaría aclarar que, para mi, lo que venga es un reto que afronto con el mayor optimismo y la mayor ilusión posible; y con unas ganas tremendas de comerme lo que venga. Siempre me ha hecho feliz empezar nuevos retos, pues estar quieto en el mismo sitio me termina aburriendo. Y digo esto porque muchos de vosotros me dabais ánimo con pena. Nada de pena, al revés; alegría de cambiar de vida, de retos, de socios, de contactos. Alegría de buscar un nuevo sitio ( ya tengo algo mirado por el Taller del Moro), lo que tampoco creo que cueste mucho en unos meses, pues pienso que la cantidad de pequeños comercios en mi situación hará que muchos locales se queden libres, por desgracia para ellos y, ojalá, con precios más bajos.

Tengo diez meses por delante para probar nuevas cosas, nuevos negocios y, si no me acaba saliendo nada, pues siempre estará la opción tienda. Lo difícil de una tienda de antigüedades es tener el género y la experiencia, y esas dos cosas las tengo. Eso está ahí, de plan B.

La verdad es que no quiero repetirme con lo que escribí el domingo pasado, pero mi intención era daros las gracias a to@s; a medida que vaya cerrando ciclos nuevos, os los contaré por aquí, así estaréis unos minutos entretenidos. En una próxima entrada me gustaría poner la cantidad de enlaces a artículos en prensa local haciéndose eco de la noticia del cierre de la tienda. Incluso alguna polémica en redes sociales ha habido, pero rápidamente ese fuego ha sido apagado.

La única realidad es que a medio plazo, pienso que no soy capaz de mantener el negocio, y por eso, lo cierro. No hay más, salvo dar las gracias a mi tío por las facilidades que me ha dado. Pero no quiero estirar la goma más de lo necesario. Si no lo veo, pues no lo veo.

En fin, que sigo por aquí, contándoos mi vida y aventuras. Nos vemos en breve. Saludos¡¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.